Los padres aceptan llevar un perro a la familia por dos motivos principales, para enseñar a los niños un sentido de la responsabilidad y para proporcionar a un niño sin hermanos un compañero de juegos.

Pero con un perro los niños a menudo aprenden algo más importante sobre ellos mismos y el mundo, como empatizar con los demás, a comprender los sentimientos sutiles y como mirar le mundo desde una perspectiva muy diferente. El niño aprende que en el mundo todos todos los seres vivos están interconectados.

El poeta William Blake escribió una vez:«Todo lo que vive, no vive solo, ni para sí mismo»Esto es especialmente valioso cuando se trata de nuestras mascotas.Y de acuerdo con los pedagogos, puede ser una de las lecciones más importantes que las mascotas enseñan a los niños, vivir pensando en los demás , en armonía y sin egoísmo.

Un perro aceptado como un miembro más de la familia puede enseñar a los niños muchas cosas, pero quiero destacar cinco por su gran transcendencia para el desarrollo de la personalidad infantil y su importancia para que se convierta en un adulto justo y responsable.

COMUNICACIÓN

Los niños aprenden las señales sutiles con que sus mascotas les indican sus sentimientos.Ayudan a los niños a ser más conscientes de la comunicación no verbal. Los miembros de la familia interactúan más , cuando un perro entra en casa convirtiéndose en frecuente motivo de conversación.Más tarde el niño aplicará esta lección a la interacción humana, ya que poseerán mayor sensibilidad a la observación del lenguaje corporal.

EMPATÍA

Los niños sienten curiosidad por lo que expresan sus mascotas. Esta curiosidad se extenderá a los demás según vayan creciendo.

Para un niño la curiosidad es el primer paso hacia un mayor compromiso con el mundo que le rodea.

CULTIVAR HABILIDADES

Si bien lo hará siempre bajo la supervisión de un adulto, un niño aprende a cuidar de otro ser vivo, a preocuparse por satisfacer sus necesidades vitales y encuentra placer en mantener a su perro sano y feliz.

NIVEL DE CONFIANZA

Los perros ofrecen a los niños una aceptación incondicional, no los juzgan ni califican, no siguen los patrones del éxito o el fracaso, por lo que incrementan su autoestima.

Como contrapartida  los niños cuentan a su perro los «secretos», les hacen partícipes de sus enfados o regañinas de sus padres, les involucran en sus deseos y anhelos.

RESINTENCIA AL CAMBIO

La soledad no es buena para los niños, tener un animal de compañía puede hacer que se sientan parte de algo.Los niños que tienen un perro son más permeables a los cambios de la vida , los aceptan como algo natural.

El vínculo entre los perros y los seres humanos goza del mayor  aprecio en la infancia, llenando de alegría, felicidad, imaginación y emociones al niño.

Y MUCHO MÁS

Pero no acaban aquí las enseñanzas.

Los perros también enseñan a los niños la necesidad de cuidar de sí mismos.Los niños aprenden lo importante que es cuidar a su perro, darle una alimentación adecuada, mantenerlo limpio, cepillarle los dientes, desenredar el pelo , cuidar sus uñas. Al entender la importancia de estos cuidados similares para  su salud.

ALIMENTAR EL BIEN

Un viejo indio cherokee que enseñaba a su nieto el sentido de la vida, le dijo «En mi interior se produce una lucha reñida, terrible, entre dos lobos. Uno representaba el mal, la ira, la envidia, la arrogancia, la mentira. El otro representaba el bien, el amor , la esperanza, la empatía y la honradez.La misma lucha se produce en ti. Y en cada uno de los humanos». El nieto se quedó un rato reflexionando sobre aquellas palabras y luego se pregunto:«¿Qué lobo va a ganar ?». Su abuelo contestó: «El que tú alimentes»

Es tarea de los padres educar sobre cómo tratar a los perros con humanidad para que puedan amar y de su mascota desde que llegó a casa hasta su vejez. Pueden emplear pequeñas tretas para incrementar el sentido de responsabilidad en sus hijos ,como permitir a los niños realizar aquellas tareas del cuidado de cachorro que más le gustan como premio por su buena conducta.Inculcar en un niño el respeto y la preocupación por otro ser vivo es «alimentar su lobo bueno»Además de la importancia de la responsabilidad puede aprender otras importantes lecciones de vida coma la disciplina , paciencia, amabilidad, respeto y atención. Si son buenos propietarios de mascotas, lo más probable es que al crecer se conviertan en adultos y padres responsables.