A los perros les encanta pasear por el campo, y si encima es con energía mejor aún, si tienes en cuenta ciertas precauciones que debes seguir y como acondicionar a tu compañero, descubrirás que pasear al perro en bicicleta puede ser una rutina muy saludable.

Si tienes un perro enérgico habrás comprobado que el paseo diario, aunque sea varias veces al día, no es suficiente.

Es probable que éste necesite un ejercicio aeróbico apropiado, y sacar a tu perro en bicicleta puede ser la actividad perfecta para ambos.

Además, el aire fresco, el ejercicio y la compañía mejorará la relación y el afecto mutuo.

No obstante, antes de comenzar debes tener en cuenta una serie de precauciones para que la actividad sea divertida y segura.

¿Cómo pasear al perro en bicicleta?

Si tu perro no suele realizar ejercicio activo es conveniente hacerle un examen físico previo a cargo de un profesional.

Además, debe comenzar de manera gradual, como haría en una actividad de senderismo cotidiana.

Los perros corren por naturaleza por eso dependerá de ti el saber cuando parar para que tú amigo no se lastime.

Si éste supera los cinco años de edad seguramente sufra de sobrepeso por lo que deberás aumentar las sesiones y la fuerza a medida que vaya perdiendo kilos de más.

Los cachorros no pueden desarrollar esta actividad.

Los perros jóvenes deben practicar las sesiones de forma moderada, ya que aquellos canes que no han completado su desarrollo físico no deberían hacer un ejercicio intenso.

La edad idónea es del año y medio a los seis años, ya que pueden correr a unos 10 km/h y durante cerca de una hora o más.

Ciertas razas son aún más apropiadas para esta actividad como son los dálmatas, huskys, pastores alemanes, etc.

El perro ideal para esto es aquel que pesa entre 20 y 35 kilos y mide de 40 a 50 cm a la cruz.

Entrenamiento para sacar al perro en bicicleta

Se requiere una curva de aprendizaje similar a la de un año para pasear al perro en bicicleta.

El equipamiento utilizado con la bicicleta para pasear al perro le debe hacer sentir cómodo.

Es necesario enseñarle a sobrellevar imprevistos, como un posible frenazo.

Hay perros que tienen miedo a la bicicleta de por sí y será necesario acostumbrarles a estar cerca de ella con refuerzos positivos.

Se puede comenzar paseando por casa, para pasar al exterior y de ahí a distintas superficie.

Tras ello llegará el turno de enseñarle órdenes como “lento”, “stop” o “gira”.

Primeros pasos para pasear al perro en bicicleta

Cuando el perro este familiarizado con la bicicleta puedes comenzar los primeros paseos junto a él, poco a poco y siempre que no presente signos de malestar.

Al cabo de los días verás que se pone más contento cuando te vea coger la bici.

Podrás ir aumentando la distancia, cambios de velocidad y dirección hasta dar con un trote constante.

Deja que las primeras semanas marque el ritmo él hasta que desarrolles un sentido del ritmo natural del perro.

Manténlo hidratado, vigila sus almohadillas con frecuencia, comprueba que el arnés no le roce y pon atención a posibles cojeras o malestar.

A su vez, vigila que el entorno es adecuado, que no hay plantas urticantes, hierba seca, etc.

El terreno más adecuado para salir con el perro en bicicleta

No debes practicar este deporte en carreteras con tráfico, aparte de por seguridad, el simple ruido del claxon puede asustar al animal.

Si tienes caminos de tierra cerca de donde vives aprovéchalos.

Las Vías Verdes donde anteriormente había líneas de tren pueden ser una buena opción.

Evita los terrenos accidentados ya que son difíciles para transitar con el perro en bicicleta.

Por último, no lo lleves nunca sin correa.