• En España hay un total de 20 millones de mascotas, de las cuales 5.147.980 son perros y  2.265.980 gatos
  • La comida, los petardos, los adornos y las plantas que decoran nuestros hogares en Navidad, pueden alterar el bienestar de nuestras mascotas

Los timbres de millones de hogares en toda España están a punto de sonar para dar paso a amigos y familiares con los que compartir la Navidad. Comidas y cenas, regalos y adornos de todo tipo… el ecosistema ideal para pasar un nuevo final de año rodeado de nuestros más allegados. Y de nuestras mascotas.

Sí, porque si en casa hay mascotas, debemos tener en cuenta determinadas pautas para que nuestros animales también disfruten de tanta compañía en casa y novedades de todo tipo, sin ningún problema o susto. Porque lo que para las personas son cosas normales en estas fiestas, para los animales puede llegar a ser un peligro o una amenaza, como es el caso de la comida, las velas y luces o los petardos, entre otros.

Que tu mascota también disfrute de la Navidad

Cerca del 40% de los hogares en España posee al menos una de las 20 millones de mascotas contabilizadas en el censo difundido por la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC). El censo contabiliza 5.147.980 ejemplares de perros, lo que supone un 21,9% del total de mascotas en España, de los cuales el 63% son de raza, siendo el Yorkshire terrier el favorito, seguido de pastor alemán, bichón maltés, chihuahua y labrador retriever. La segunda mascota más habitual en los hogares españoles es el gato, existen un total de 2.265.980 gatos, de los cuales, el 20% son de raza y destacan entre estos, el Siamés y el Persa.

Todas estas casas que cuentan con la presencia de amigos peludos deben tener en cuenta estas navidades los factores que influyen negativamente en su salud. Desde la temperatura, pasando por por los desplazamientos, pasando por los ruidos o sonidos más altos de lo normal (algunos inevitables), o la comida, entre otros. Desde el comparador de seguros de mascotas Acierto.com han elaborado una serie de factores a tener en cuenta en favor del bienestar de los reyes de la casa.

Mucha atención con la comida

Una cita, la Navidad, que el comparador de seguros de mascotas Acierto.com ha aprovechado para realizar un análisis que advierte del estado de salud de nuestros peludos. Un estudio que, por desgracia, ha puesto de manifiesto un dato que llama poderosamente la atención: más de la mitad de perros y gatos tienen sobrepeso. Además se trata de un problema que se ha disparado casi durante los últimos ocho años.

En concreto, se considera que un animal lo sufre cuando este sobrepeso supera en un 20% o 30% su peso corporal “normal”. La afección se encuentra relacionada -igual que los humanos- con la reducción de su calidad y esperanza de vida, y con el desarrollo de ciertas dolencias. Entre ellas encontramos la artritis, enfermedades urinarias, en el hígado y riñones, hipotiroidismo, diabetes, insuficiencia cardíaca, asma, presión arterial alta y similares. Por desgracia, afecta a casi 6 de cada 10 canes, y a 5 de cada 10 mininos.

Más allá de la estadística, especial ojo con las intoxicaciones alimentarias. Es importante tener especial cuidado con la alimentación en estos días ya que, aunque podamos olvidarlo,  son animales y no personas, por lo que lo que comemos no es lo que deberían comer ellos. De hecho, alimentos como las uvas y las pasas pueden provocar en los perros diarreas y el exceso de estas puede generar fallos renales. El chocolate, que tanto nos gusta en bombones, turrones y pasteles,  es uno de los alimentos más perjudiciales para los animales, que puede alcanzar niveles tóxicos en su organismo generando incoordinación motora, movimientos anormales de los ojos o convulsiones. Y la ingesta de carnes como el cordero u otras sobras, les crea problemas gastrointestinales por no digerir con facilidad la grasa de esta carne. Por no hablar de los huesos de pollo o conejo, que se pueden clavar en la garganta de nuestros mejores amigos.

Otros aspectos a tener muy en cuenta

  • Petardos y otros ruidos: Para los perros, el sonido de petardos o fuegos artificiales supone una amenaza que les genera temblores, taquicardias, nauseas, falta de aire..etcétera. Es por ello, que tratan de huir o esconderse y hay que tenerlos especialmente vigilados para evitar que salgan corriendo en la calle y un coche les pueda atropellar por cruzar inesperadamente la carretera. Por desgracia, no podemos evitar que se usen…
  • Cables y luces navideñas: Las luces son uno de los adornos más típicos en estas fechas. Pero también son un peligro para nuestras mascotas, ya que un mordisco o un arañazo puede suponer una descarga eléctrica, que les produzca quemaduras graves.
  • Plantas y flores: La flor de Pascua, el muérdago o la corona navideña son algunas de las plantas que no faltan en casa en Navidad. Pero hay que tener mucho cuidado porque estas plantas, por desgracia, son tóxicas para los perros, y si ingieren una hoja de estas plantas, pueden sufrir síntomas de intoxicación como diarrea o fuertes convulsiones. Incluso el simple contacto con una hoja de flor de Pascua puede causar irritaciones en la piel.
  • Seguridad en el coche: Igual que nosotros usamos el cinturón de seguridad y los más pequeños de la casa, sillas adaptadas, los animales tienen una serie de normas en el vehículo, ya que si el animal no viaja bien sujeto el dueño o persona responsable, está expuesta a una multa de 100€. Para evitarlo puedes optar por un arnés, una reja separadora o un transportín para realizar los desplazamientos en coche con seguridad. Y ojo, porque 1 de cada 4 conductores reconoce que su mascota le ha distraído estando al volante. La culpa, por supuesto, no es de nuestros animalitos: hasta el 32% de quienes tienen un animal de compañía lo deja suelto por el interior del habitáculo.

La importancia de la seguridad de tu mascota

Todo esto puede suponer, como hemos comentado, una alteración en el bienestar de nuestra mascota que, en las peores situaciones, puede hacer que tengamos que salir de casa camino del veterinario. Estas urgencias, más en fechas tan señaladas, son especialmente molestas por dos motivos: la propia salud de la mascota y, además, un gasto extra no deseado. Sin ir más lejos, los expertos de Acierto.com aseguran que muchos no disponen de una póliza de este tipo que pueda respaldar el desembolso que pudiera conllevar una visita a la clínica veterinaria, mientras que otros desconocen si su seguro de hogar contempla estos supuestos.