¿Te has fijado en todo lo que se puede aprender de los perros? Es posible tomarles como ejemplo para aprender lo que se necesita para ser feliz en la vida.

Estas son algunas de las lecciones en las que un perro puede ayudarte a ser más feliz, más equilibrado y humano.

1.-Tener energía

La mayoría de los perros parecen tener una fuente inagotable de energía y esas ganas de vivir, esa energía, nos la transmiten a nosotros. Imitemos su ejemplo, hace falta energía para enfrentarse a los retos y triunfar. Uno no puede darse por vencido mientras un mundo de oportunidades y desafíos espera.

2.-Vivir el momento

Mucha gente se pregunta como un perro puede recuperarse tan rápido de una operación o un accidente. La respuesta es muy sencilla: los perros viven el momento con mayor intensidad, no se arrepienten ni valoran el pasado. El ser humano sin embargo es la única especie que se castiga una y otra vez por un error cometido en el pasado. Se aprendemos, como ellos, a apreciar el presente y centrarnos lo que sucede aquí y ahora vamos a disfrutar de una riqueza en la vida que los demás miembros del reino animal ya disfrutan.

3.-Ser valiente

En muchos momentos de la vida nos falta el valor. Los perros no son héroes, pero no tienen miedo. No importa lo grande que sea el desafío, ellos estañan dispuestos a hacerle frente, y si se trata de defender a sus seres amados siempre están en primera línea dispuestos a defenderlos. Permanecen alerta o ladran para avisar, es su actitud ante la vida. Incluso los perros pequeños no tienen miedo de los obstáculos cotidianos. La mayoría de la gente, por el contrario, está llena de miedos y la valentía es una virtud que escasea en estos días. No te rindas, no te dejes abrumar por las circunstancias e imita a tu perro respondiendo a estas con valor.

4.-Cultiva una vida equilibrada

Sigue el ejemplo de los perros, ellos hacen ejercicio y muestran afecto todos los días. Los seres humanos somos más felices si establecemos un equilibrio en nuestra vida, tanto a nivel físico como emocional. Establece pequeñas rutinas, una actividad física diaria, una alimentación sana, y ten la oportunidad de dar y recibir amor en cada momento de tu vida.

5.-Confía en tus instintos

Los animales no viven condicionados por las palabras. Reconocen que loq ue realmente está pasando en cualquier interacción es más profundo que las apariencias. Muchos de nosotros hemos perdido esa parte instintiva tan importante en nuestra naturaleza. Al prestar atención a las señales no verbales, tales como el lenguaje corporal y la energía podemos aprender más acerca de nuestros seres queridos y amigos, desarrollando una vida más enriquecedora y plena.

6.-Cuida tu carisma

El carisma es la especial capacidad de algunas personas para atraer o fascinar. No hay animal con más carisma que los perros, son siempre el centro de atención y queridos por todo el mundo. Cuando un perro aparece en un grupo de personas, inmediatamente centra la atención, son seres con una marcada personalidad. Puedes mejorar tu carisma solo con observar la seguridad y actitud de tu perro.