La angustia por separación se resume en los intentos del perro en encontrar cercanía o proximidad con aquello con lo que establece apego, su familia. Su desesperación por recuperar la compañía humana, que lleva una explosión de emociones y comportamientos con consecuencias negativas.

La mayoría de los casos de consulta se deben a la angustia por separación, el propietario se enfada cuando llegar a casa se encuentra con un cuadro de caos: los muebles mordidos, las puertas arañadas, el sillón que parece una nube blanca de algodones que se esparce por todas partes y pis y cacas por doquier. Luego el vecino le comenta que el perro se pasó el día ladrando sin parar, también que escucha pasos de un lado a otro del piso y le recrimina que si no toma una decisión denunciar a la situación. Y entonces una sensación de impotencia y desconcierto se apodera del propietario de ese hermoso perrito que adoptó tan solo hace una semana.

La familia se pregunta ¿qué hemos hecho mal? Desde el primer día que vino a casa no nos hemos alejado, premiándole con todas las atenciones, incluso esperamos a las vacaciones para dedicarle todo nuestro tiempo, le hemos llevado con nosotros a todas partes para no dejarle solo en sus primeros días. No entendemos porque ahora que hemos empezado la rutina del día día, el trabajo, los colegios, etc. se muestra tan desconcertado, además le dejamos el piso entero para el con juguetes por todas partes para que se entretenga. ¿No se da cuenta de que le queremos,  por qué nos paga rompiendo todo?

El castigo siempre inadecuado

Cuando esto sucede los humanos solemos recriminar al perro, destruyendo sin darnos cuenta el vínculo que establecemos con él. Se tiende a pensar como si una persona se tratase que romper las cosas por venganza. Grave error.

Los perros a diferencia de nosotros no entienden de reproches, se tiende a castigar estas conductas riñéndole pegándole sin ser consciente de lo que acarrea este tipo de educación. El perro se siente mucho peor aumentando su ansiedad, posiblemente en un corto plazo de tiempo podamos obtener algún cambio pero no tardará en volver a surgir el problema ya que no lo estamos eliminando de raíz simplemente hemos puesto un parche.

Los perros más propensos

Haciendo un breve listado del tipo de perros con mayor riesgo de padecer angustia por separación encontramos cuatro grupos principales.

  1. Perros recién adoptados
  2. Perros que han pasado a una nueva vivienda con su misma familia humana.
  3. Perros con cambios de rutina muy muy variables paseos a diferentes horas no saben cuando van a comer etc.
  4. Perros que han sido separados de la madre de los hermanos antes del tiempo necesario

Todos ellos tienen algo en común, un trauma psicológico que les ha provocado la inestabilidad y su desmesurado apego al ser humano. Además de los episodios traumáticos que hayan sufrido en el pasado.

10 síntomas de angustia

Aprende a distinguir la en la angustia en tu perro:

  1. Te sigue por toda la casa no importa donde vayas. El perro que está cerca de ti en todo momento del día y de la noche
  2. Demuestra conductas de felicitación demasiado efusivas o energéticas cuando regresas a casa
  3. El comportamiento se produce cuando se le deja solo y por lo general comienza poco después de salir de casa el propietario
  4. El comportamiento se produce con diferencia de que el tiempo que se le deja solo sea corto o largo
  5. Ladridos sin control cuando se queda solo
  6. Muerde los muebles y zapatos, araña las puertas, rasca las paredes y destruye cualquier otro objeto al que tiene alcance
  7. Orina y defeca dentro de la casa en el área de confinamiento, incluso en su cama
  8. Episodios de diarrea que no sean fácilmente explicables
  9. La falta de apetito
  10. Lamido rascado y masticado hasta el punto de autolesionarse