Las vacaciones con mascotas es algo bastante habitual en la época que nos está tocando vivir pero, ¿qué debemos tener en cuenta?.

Lo primero que debes saber es que cada animal es diferente y no a todos les gusta el cambio de aires y ni les gusta viajar, bien sea en coche o en cualquier otro medio.

Muchos animales, como los gatos, son territoriales y necesitan tiempo para hacer suyo el nuevo entorno e ir reconociendo todo lo que le rodea.

Si tu mascota es poco asustadiza cuentas con la ventaja de que tardará menos en acostumbrarse.

Unas cortas vacaciones con mascotas

Si estás planeando unas vacaciones de pocos días tu mascota tendrá menos tiempo para adaptarse, algo que le puede llevar semanas, por ello si nos vamos menos de una semana lo ideal es que no viaje con nosotros, ya que es el tiempo que suele necesitar para aclimatarse al nuevo lugar y además hay que sumar el estrés del viaje, por ello es mejor que se quede en un lugar tranquilo y conocido.

Desde AutoMascotas te podemos ayudar en ese sentido ya que contamos con servicio de residencia canina y felina con estancias propias e individuales para ayudar a su adaptación, en las que podrá descansar sin preocupaciones mientras tú haces lo mismo en tus vacaciones.

Puedes optar también por dejarle en casa siempre que un familiar vaya a visitarle a diario y le haga compañía, aunque es frecuente que en ausencia del dueño los animales se vuelvan más asustadizos por lo que si conoce a la persona mucho mejor.

Acuérdate de dejar a mano la cartilla sanitaria y todo lo que sea necesario y de primera necesidad.

Un largo periodo de vacaciones con mascotas

Si las vacaciones son largas tienes tres opciones:

  • Contar con un servicio de residencia para animales
  • Pedir a un familiar o amigo que se quede con nuestra mascota 
  • Llevarle contigo si el lugar es seguro y crees que podrá estar cómodo, aún así necesitará un tiempo de adaptación.

Preparando las vacaciones con mascotas

Si queremos llevar a nuestra mascota con nosotros es necesario contar con un transportín homologado que le la seguridad necesaria, el animal debe estar acostumbrado al transportín y de no ser así acostumbrarlo antes: para ello puedes dejarlo visible y cerca de él durante unos días, poner su cama dentro, probar quitando la parte superior al principio, o premiarle con chuches cuando entre. Para saber que es de su tamaño asegúrate de que se puede poner de pie y darse la vuelta dentro de él.

Si el viaje se hace en avión deberás precintar el transportín con cintas de embalar, cubriendo la puerta y poniendo bridas para mayor seguridad. Es posible que en el aeropuerto te hagan pasar a tu mascota por el escáner por lo que lleva bridas y cinta de repuesto. Dependiendo de la compañía la mascota viajará contigo o en bodega, si es así asegúrate de ponerle una manta ya que es un lugar con temperatura baja.

Si viajas a otro país debes conocer los requisitos ya que alguno exige una cuarentena previa, que en ocasiones se extiende a los 6 meses, puede ser necesario un pasaporte veterinario y ciertos controles o exámenes anteriores al viaje. Comprueba que el microchip este activo y que los datos sean correctos. Para más información y asistencia personalizada cuentas con nuestro servicio de gestión aeroportuaria.

Llegada al destino vacacional

Al llegar al nuevo lugar busca un lugar adecuado para instalar a tu amigo y coloca todas sus cosas para que se sienta seguro y se familiarice pronto: comedero, bebedero, bandeja de arena, rascador, juguetes, etc. Déjale durante uno o dos días hasta que supere el estrés del viaje y se adapte al entorno ya que si no se sentirá muy inseguro y se asustara fácilmente. Según la personalidad del animal es probable que tarde más en comer y hacer sus rutinas diarias, poco a poco comenzará a explorar pero permite que siempre pueda regresar a su habitación por si se incomoda.

Te deseamos unas felices vacaciones con mascotas, y no dudes en comentarnos cualquier duda o contar con nuestros servicios para lo que necesites.