Papillón significa mariposa en francés, y también es el nombre de la raza de un divertido perro de enormes orejas peludas que recuerda a las a las de estos hermosos insectos.
Es el más popular de los espagneuls continentales enanos, a los que también pertenece el phalene. Son razas de origen franco belga muy apreciadas en estos países aunque prácticamente desconocidos por nosotros.

Historia del Perro Papillon

En las pinturas de los viejos maestros como Tiziano, Rubens, o Fragonard podemos encontrar la figura de estos peritos de agua pertenecientes al tipo que después se denominó spaniel.
Eran utilizados tanto para la caza en los ríos como animales de compañía por su pequeño tamaño y buen temperamento.
El empleo de los spaniels como animales de compañía supone una innovación social pues anteriormente los perros que cumplían esta labor eran de tipo Spitz como el Pomerania. Los artífices de este cambio fueron los italianos del renacimiento, quienes descubrieron para la cultura europea el amor por el arte y en las variadas Cortes italianas se seleccionaron curiosos tipos caninos hasta entonces olvidado o desconocidos como los galgos o el carlino.

Nuestro Papillón no es un spaniel puro, pues se le atribuyen cruces con perros orientales llegados de China cuando los venecianos, tras el viaje de Marcopolo, iniciaron un intenso comercio con el celeste imperio. Esta mezcla debió intensificarse durante el siglo XIX, época en que se suscita en Europa una verdadera pasión por la cultura oriental con notable influencia en las bellas artes. También se ha atribuido su creación a la introducción de sangre de chihuahuas mexicanos lo que justificaría las orejas erguidas que no son características de las razas spaniels, pero esto es más que improbable, siendo en todo caso a la inversa, el chihuahua de pelo largo un producto de los cruces con el papillon.

Su curiosa y atractiva figura es el producto de una larga selección no siempre consciente que ha ido modelando un perro de compañía de indudable belleza. Su evolución ha sido grande y muestra eficazmente la gran maleabilidad de la especie canina. El modelo Papillón conserva pocas características del primitivo tipo spaniel, frente a las cabezas planas de aquellos ha desarrollado una bóveda craneana abombada, hueso más fino y pelo más ligero, especialmente los atractivos plumeros de las orejas, de modo que actualmente se parece a los spaniel miniatura que pintaron Ticiano o Veronés.

En los tiempos del rey francés Luis XIV el tipo moderno estaba ya muy logrado según podemos observar en los cuadros de Mignard, pintor oficial de la corte, que lo representa acompañando al Delfín y su familia. En los cuadros de Henriette de Orleans contemplamos papillones de gran belleza y perfección racial. Perro cortesano, puede presumir de su pasado de mascota real: María Antonieta se abrazaba a su Papillón cuando era conducida a la guillotina y se lo dio al verdugo. Madame de Pompadour amante del rey Luis XV de Francia fue pintada por Françoise Boucher junto a su pequeño perro, tenía dos papillones de nombre Inés y Miní. La reina Ana de Austria y la Reina Sofía Dorotea de Alemania adoraban esta raza. Enrique II de Inglaterra acudía sus consejos de ministros llevando su Papillón en un cestillo que colocaba sobre la mesa donde se debatía los asuntos del rey. En una época más reciente la cantante Cristina Aguilera tuvo dos papillones de nombre Chewy y Stinky.

¿Cuando levantó el epagneul continental las orejas? Realmente no se tienen datos concretos. El espagneul continental enano fue siempre un perro de orejas caídas como corresponde a sus ancestros, pero en el siglo XIX apareció la variedad de orejas erectas que se ha popularizado con el nombre Papillón, mientras que se utilizaba el nombre ‘phalene’ (polilla) para la variedad de orejas caídas. El phalene se divide en dos categorías: menos de 2,5 kg y de 2.5 a 4 kg. H asido siempre un perro privilegiado, propiedad de familias reales y de la nobleza europea desde el Renacimiento hasta la década de 1960 en que fue sustituido por los pequeños terriers. Estuvo a punto de desaparecer con la llegada de la variedad de orejas erguidas en el s. XVI pero en los últimos años ha vuelto a despertar interés, algo merecido por su belleza y buen carácter.

Volviendo al epagneul; producto de cruces o de una selección de líneas de perros con tendencia a erguir las orejas, lo cierto es que en el siglo XIX el pequeño perro con expresión de mariposa se puso de moda. En los colores la raza también ha sufrido variaciones, el tipo más primitivo era blanco y rojo, en el siglo XIX se imponían los colores sólidos con los pies manchados de blanco, hoy estos colores han desaparecido y los preferidos son los particolores.

Origen del Perro Papillon

¿Francés o belga? Para el Baron Albert Houtart, de Bélgica, el cinólogo que más ha profundizado el estudio de la raza, los epagneuls continentales enanos estaban difundidos por igual en ambos países. Ello ha llevado a la Federación Cinólogica Internacional a considerar ambos países como cuna del moderno Papillón. En competencia con los spaniel británicos su introducción en el mundo anglosajón ha sido tardía y lenta. Los primeros ejemplares aparecieron en Gran Bretaña en torno a 1905 y el primer campeón inglés es de 1922, no contando con un club propio en el país que inventó los clubes caninos hasta 1924. Lo mismo ocurrió con Estados Unidos donde se fundó el club en 1935 no celebrándose su primera monográfica hasta 1948, lo que denota la falta de continuidad de la raza en este país. El momento de gloria más brillante en Estados Unidos lo tuvo el perro “Loteki Supernatural Being”, al proclamarse ganador absoluto de la exposición de Westminster en 1999. Este mismo perro ganó la exposición mundial F.C.I. en Helsinki y el salón Real de Canadá.

Características del Perro Papillon:

Por su dulzura puede ser el compañero ideal de personas mayores al tiempo que por su alegría satisfacer las ansias de juego de cualquier niño. Le gusta pasear, es extrovertido y muy sociable con otros animales siendo magnífico compañero de los gatos. Como más feliz se encuentra un Papillón es en los brazos de su propietario. Busca nuestro regazo en el coche y en el sofá mientras leemos, quiere dormir en la cama a nuestro lado. Es un perro feliz que hace feliz a quienes conviven con él. Es una raza muy recomendable para aquellos que no tienen experiencia en el mundo canino y buscan su primer perro.

Está incluido dentro del grupo de las 10 razas de perros más inteligentes en la clasificación del psicólogo Stanely Coran. Su facilidad para ser educado le dado una bien ganada reputación de perro ideal para la vida urbana. Sobre su versatilidad nos dan razón los numerosos ejemplares que compiten en pruebas deportivas de obediencia. .Las pruebas de obediencia que ahora comienza a difundirse Europa gozan de tradición y prestigio en Estados Unidos y en ellas los Papillon han destacado desde hace muchos años. Ya en 1951 el perro Fígaro Ruysselede fue el primer Papillon en obtener un campeonato de obediencia y desde entonces varios centenares de ejemplares de la raza han obtenido títulos y premios similares.

Es un perro de ayuda, como terapeuta tiene a su favor su historial de varios siglos como perro de compañía. El perro de servicio es un animal al que se ha visto específicamente para ayudar a una persona que padece una incapacidad física. El Papillón ha destacado como perro señal o de alerta para ayudar a las personas aquejadas de sordera, avisando del niño que llora, del timbre de la puerta, el teléfono o el despertador. También están dando buenos resultados junto enfermos de epilepsia detectando con antelación el momento en el que el enfermo sufrirá una crisis aunque como terapeutas se ha preferido generalmente a perros más grandes en los últimos años está dando gran valor a los pequeños que por su estrecha convivencia con el ser humano a lo largo de los siglos, parecen tener mucho a su favor entre otras cosas su mayor longevidad pues en tanto un Retriever a los siete años ya está envejecido un papillon a esa edad se muestra jovial y juvenil.